5 consejos y ejercicios para mejorar tus días

1)    ¡Planifica!

Está bien no tener planificado cada minuto del día, ¡pero tampoco lo dejes todo para la improvisación! Planificar mejor tus días y tus semanas te permitirá alcanzar tus metas y dejar de perder el tiempo en cosas poco importantes. Además, el organizarte mejor te permite hacer las cosas de una manera más calmada y sin correr para llegar al deadline. 

Ejercicio: Busca unos 15 o 20 minutos en la semana en los que tengas un momento tranquilo, de preferencia un domingo o lunes temprano. Siéntate, agarra un lapicero y tu planner semanal y pregúntate ¿Qué voy a lograr esta semana? Una vez que sepas cuales son tus objetivos, será más fácil planificar tus días. ¿Cuáles son esos pendientes que si o si tienes que cumplir? Apunta todos tus deadlines en tu planner y podrás tener una mejor visión a inicios de semana

2) Dress for success!

Sabemos que seguimos encerrados, y que los primeros días no había mayor felicidad que tener reuniones virtuales en pijama. Pero estar todo el día en buzo o pijama crea la innecesaria tentación de volver a la cama en cualquier momento. Ve a tu closet y elige esa ropa con la que te sientas cómoda, pero con la que sabes que irías a la oficina si fuese posible. 

Cuando estaba preparándome para dar el GMAT (sufrimiento por el que tienes que pasar si quieres postular a una maestría de negocios) uno de los consejos que me dieron fue “vístete como si fueras a ir a una entrevista de trabajo”. Al principio me pareció ridículo, siempre había ido a mis parciales y finales en la universidad con un jean o buzo y la polera más grande que tenía (y ese era mi uniforme durante toda la semana). Y si tenía que trabajar después, regresaba a mi casa a cambiarme. Creo que un par de veces incluso tenía el polo de pijama debajo de la polera. Después de madrugadas de estudio, nada podía vencer la comodidad de una polera gigante. 

El GMAT no es exactamente un examen para el que puedas estudiar solo un par de semanas. Luego de 6 meses de estudio, no veía porqué me pondría otra cosa que no sea un buzo y una polera para dar el examen. Pero empecé a investigar más y efectivamente, una ropa un poco más “formal” es mejor para dar un examen importante que ponerte el mismo “trapo” con el que has estudiado todas las madrugadas. La razón es sencilla. E importa poco el cómo te vean. Lo que realmente importa es cómo te ves tú. Cinco estudios publicados por Social Psychological and Personality Science concluyeron que vestirse de una manera más formal nos da una sensación de poder lo cual mejora nuestro rendimiento.  

Así que a la próxima que tengas un examen o una reunión importante, ¡vístete para impresionar!

Ejercicio: Puedes dedicarle un tiempo la noche anterior a seleccionar que te vas a poner. No importa que estemos encerrados y nadie te vea. Importa que tú te veas y te sientas bien. 

3)    Háblate como le hablarías a tu mejor amiga o amigo

¿No te pasa que a veces quieres lograr algo y tu mismo te saboteas? Imagina que es tu mejor amigo o mejor amiga la que te está contando sus planes, ¿no lo apoyarías? ¿Acaso no serías la primera en alentar y decirle que puede cumplir todo lo que se proponga? 

Qué tal si pruebas hablarte a ti misma como le hablarías a esa persona importante para ti. Con cariño, comprendiendote, apoyándote. Dependiendo solo de tus opiniones. Está bien sentirse triste, y está bien rendirse y darnos cuenta que algo no es para nosotros, pero sigamos luchando por aquello que realmente queremos lograr, con paciencia y abrazándonos a nosotros mismos en el camino. 

Ejercicio: En tu notebook Gris, puedes escribir todas esas cosas que te gustan de ti. Cuáles son tus fortalezas, qué te hace ser quien eres. ¡Hazlo cada vez que lo necesites y enamórate de ti misma!

4)    No esperes todo el año por una semana de vacaciones

Yo sé que a veces el día a día nos puede ganar. Y nos pasamos viendo el calendario y esperando que llegue Semana Santa, Fiestas Patrias, Navidad, el fin de semana largo por el APEC (qué?, ya no van a haber de esos??) o cualquier otro feriado. O vivimos todo el año planeando nuestras vacaciones y trabajando sin descanso para tener esa semana en la playa. Pero a veces no necesitas todo un mes o toda una semana. No esperes que lleguen las vacaciones para pasarla bien. Agenda un momento en la semana para divertirte. Puede ser con amigos, familia, con una persona especial o tú solo. En la casa o en el parque, pero procura tener tu momento de desconexión. Verás que ese momento tiene un impacto positivo en tu rutina del día a día. 

Ejercicio: ¿ya programaste ese momento para la semana? ¡Qué esperas! Llama a un amigo, acuerden una reunión virtual. Busca recomendaciones de películas para el fin de semana. Planes para hacer trekking. Compra un nuevo juego de mesa para jugar en familia. Compra los ingredientes para preparar una nueva receta. Busca algo que te haga feliz y dedícale un tiempo esta semana. 

5)    Agradece. Siempre

A veces nos enfocamos en todo lo que nos falta, en lo que hemos perdido o en lo que tienen los demás. Y no nos damos cuenta de lo afortunados que somos. Dar gracias no es solo una cortesía, diversos estudios publicados por la escuela de medicina de Harvard demuestran que existe una asociación entre agradecer y la felicidad. Cuanto más presente tengas en tu vida aquellas cosas por las que sentirte afortunado y por cuales estás agradecido, más contento te sentirás. Ese agradecimiento puedes manifestarlo de diferentes maneras y puede ser tanto personal como hacia los demás. ¿Cómo? Puede ser cuando medites en la mañana o cuando estés haciendo deporte. Piensa, ¿Por qué doy gracias hoy? ¿por quién en mi vida doy gracias hoy? O puedes escribirlo, a primera hora de la mañana o antes de dormir. 

También podrías escribir un “thank you note”. Hay diversas personas que hacen mejores tus días, ¿ya les agradeciste? Puedes ir y decírselo o puedes escribirle una pequeña nota de agradecimiento. A tu mamá, papá, hermano, tío, al vecino, al portero, al vigilante de la cuadra, el heladero que siempre pasa por tu casa, a quien sea que, de una manera u otra, está en tu vida.

Ejercicio: Elige un momento del día y escribe en tu cuaderno, tres cosas por la que estás agradecida hoy. No sobrepienses. ¿Qué es eso que se te viene a la mente? Puede ser por la posibilidad de trabajar desde casa, por poder seguir estudiando, por la lluvia, porque pudiste hacer ejercicio, porque hoy comiste Lomo Saltado, cualquier cosa que te haya dado felicidad. Ahora repite este ejercicio todos los días. Vas a ver como va mejorando tu actitud. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Abrir chat